En la décima versión de las jornadas de investigación en salmonicultura organizadas por Intesal, el Investigador INCAR de la RP1 “Tecnología en Genómica Acuícola”, Dr. Cristian Gallardo, expuso sobre la resistencia antiparasitaria de caligus desde un punto de vista molecular.
El experto comenzó su presentación advirtiendo que “para todos los fármacos utilizados en la industria hay resistencia”, y su vez planteó que faltan herramientas para evaluar el tiempo que dura la efectividad del químico usado para el tratamiento.
Si bien, hay evidencia de resistencia a azametifos, el Dr. Gallardo mostró datos por barrio y empresas del año 2017 en donde se evidencia más de un 90% de eficacia general frente a este antiparasitario, por lo que a su juicio, “el fracaso terapéutico de algunos barrios también puede deberse a un problema multifactorial, como por ejemplo, la forma en cómo se aplicó el tratamiento o los protocolos de cada empresa”.
En la búsqueda de herramientas moleculares que puedan complementar los bioensayos de resistencia, Gallardo y otros investigadores lograron encontrar hasta ahora dos genes que podrían explicar la sobrevida del parásito frente al tratamiento con azametifos.
Se trata del gen que codifica la proteína de cutícula y el gen que codifica la enzima tripsina (involucrada en la infestación y adhesión de caligus).
“Queremos proponer a la industria un programa en el que podamos recibir muestras de parásitos (antes y después de realizar un tratamiento) para medir estos marcadores y determinar su expresión génica. Luego podemos generar un informe que evalúe cual es el mejor fármaco a utilizar o si el tratamiento fue efectivo”, comentó el especialista frente a la utilidad de este hallazgo.
Dentro de las alternativas terapéuticas para el control del piojo de mar, se encuentra también el peróxido de hidrógeno (H2O2). En relación a esto, el Dr. Gallardo mostró los resultados de otro de sus estudios en los que evaluaron los efectos del H2O2 sobre el parásito y el pez a distintas concentraciones.
Lo que descubrieron fue que el H2O2 no solo tenia un efecto directo en el caligus, que fue mayor en hembras que en machos, si no que además tenia efecto sobre la descendencia de las hembras. “Observamos que había una mayor mortalidad de los nauplios que eclosionaban de los huevos de hembras que habían sido expuestas al peróxido de hidrógeno. Esto demuestra por primera vez que el H2O2 también tiene un efecto en la descendencia y los estados larvales del parásito”, dijo.
“La transcriptómica del tejido epitelial de los peces expuestos al tratamiento no se ve afectado, sin embargo, la expresión de genes de los piojos expuestos al peróxido de hidrógeno se vio disminuida, lo que básicamente demuestra que el parásito está siendo afectado y no puede luchar contra el peróxido”, agregó el especialista.
El equipo del Dr. Gallardo ya tienen un prototipo de vacuna que en ensayos, ha demostrado una reducción de hasta un 97% del recuento total de piojos en grupos vacunados a los 25 días post-infección.
También observaron efectos en los sacos ovígeros y expresión de genes en los caligus hembra de peces vacunados.

Fuente: Salmonexpert